jueves, 24 de abril de 2008

“DIEZ MITOS ACERCA DE LA ÉTICA EN LOS NEGOCIOS.”




La ética en el lugar de trabajo trata de priorizar los valores de la empresa y asegurar que las
Conductas se alineen con esos valores; es decir, trata sobre la administración de valores. Hay muchos mitos en torno a esta materia. Algunos surgen de la confusión general acerca de la noción de la ética y otros mitos nacen debido a visiones estrechas o simplistas de dilemas éticos.

1. La ética empresarial y la responsabilidad social son la misma cosa.

La responsabilidad social es un aspecto total de la disciplina de ética empresarial. Madsen y Shafritz refinan la definición de ética en los negocios para ser:
1) un uso de ética a la comunidad corporativa,
2) un modo de determinar responsabilidad en las transacciones de negocio
3) la identificación de la importancia del negocio y cuestiones sociales, y
4) una crítica de negocio. Los artículos 3 y 4 son a menudo los asuntos de responsabilidad social y 1 y 2 sobre cómo el ética en los negocios puede ser manejada. La literatura sobre responsabilidad social a menudo está orientada a asuntos prácticos de ética de gestión en el lugar de trabajo, por ejemplo, desarrollo de códigos, poniendo al día controles y procedimientos, accesos a la resolución de dilemas éticos, etc.

2. Nuestros empleados son éticos, por tanto no necesitamos centrar la atención en la ética.

La mayoría de los dilemas éticos, relativos a la empresa, a los que se enfrentan directores son sumamente complejos. Wallace explica que se está frente a un conflicto ético significativo cuando
A) Existen conflictos de valores entre intereses diferentes, B) las alternativas reales son igualmente justificables, y
C) las consecuencias para los Stakeholdes son trascendentes. Kirrane menciona que
cuando el tema de la ética surge, las personas rápidamente hablan de la Regla de oro de la ética: la honradez y la cortesía. Pero cuando se presentan dilemas éticos complejos, la mayoría de las personas se dan cuenta de hay un "área gris" para tratar de aplicar los principios éticos.

3. La ética en los negocios es una disciplina mejor dirigida por filósofos, académicos y
teólogos.

La falta de participación de líderes y directores en la literatura relativa a la ética en los negocios, hace que parte importante de la organización piense que ésta es una manía o un movimiento que no guarda relación con la contingencia de la empresa. Sin embargo, la ética empresarial es una disciplina de la administración con un enfoque sistemático que incluye varios instrumentos prácticos.




4. La ética en los negocios es superflua; sólo afirma una obviedad: ¡"Haz el bien!"

Muchas personas estiman que los códigos de ética o las listas de valores éticos a que la
organización aspira, son superfluos porque ellos representan los valores que todos deben aspirar naturalmente. Sin embargo, el valor de un código de ética de una organización debiera ser su prioridad y el foco con respecto a ciertos valores éticos en la empresa. Por ejemplo, es obvio que todas las personas deben ser honestas; sin embargo, si una organización lucha contra el engaño en el lugar de trabajo, la honradez se debe listar en ese código. Es importante precisar que un código de ética es un instrumento orgánico que cambia con las necesidades de la sociedad y la organización.

5. La ética en la empresa es un asunto de que los tipos buenos predican a los tipos malos.

Algunas personas denuncian la pobre condición ética los negocios y sus líderes. Sin embargo, los expertos en manejar organizaciones se dan cuenta de que personas buenas pueden tomar acciones malas, especialmente cuando pisan un terreno confuso o estresante (El estrés o la confusión no son excusas para acciones poco éticas; son las razones.) Conducirse éticamente en el lugar de trabajo implica un espíritu de equipo que no ceda ante situaciones confusas y dilemas éticos estresantes.

6. Nuestra organización no está en el problema con la ley, entonces somos éticos.

Es posible ser poco ético, aún funcionar dentro de los límites de la ley, por ejemplo, retener
información de superiores, eludir presupuestos, quejarse constantemente de otros, etc. Sin
embargo, al violar la ley comienza un comportamiento poco ético que ha sido inadvertido. Una parábola útil para graficar esta situación es:"La rana en el agua hirviendo". Si pone una rana en el agua caliente, inmediatamente salta. Si pone una rana en agua fresca y despacio, ella no parece notar el cambio adverso de su ambiente.

7. La ética no puede ser manejada.

En realidad, la ética siempre es "manejada", pero indirectamente. Por ejemplo, el comportamiento del fundador de la organización o el líder es una influencia ética fuerte. Prioridades estratégicas (la maximización de beneficio, ampliando marketshare, la reducción de los gastos, etc.) pueden ser influencias muy fuertes sobre la ética. Los Derechos (las leyes), regulaciones y reglas influyen directamente en el comportamiento para ser más éticos, por lo general en una manera que mejora el bien general y/o reduce al mínimo el daño a la comunidad. Algunos todavía son escépticos sobre la ética de la empresa y piensan que no puede manejar valores en una organización.

8. La ética de la dirección en el lugar de trabajo tiene poca importancia práctica.

Implica la identificación y valores priorizados para dirigir comportamientos en la organización, el establecimiento de políticas asociadas y procedimientos para asegurar que aquellos comportamientos sean conducidos. Podría llamarse dirección de valores; ésta es también sumamente importante en otras prácticas de dirección, por ejemplo, la diversidad directiva, la dirección de calidad total y la planificación estratégica.

9. La ética en los negocios: el nuevo policía en el barrio

Muchos creen que la ética en los negocios es un fenómeno reciente debido a la atención y discusión del tema durante los últimos años. Sin embargo, ya se practicaba hace 2000 desde que Cicerón escribió acerca del tema en su En Deberes. Sí ha tenido más atención a causa del movimiento de responsabilidad social que empezó en la década de los 60.

10. La ética en los negocios es más un asunto de la religión que la administración.

Diane Kirrane, en "Lograr Valorar: un enfoque sistemático a la ética del negocio”, afirma: "alterar los valores de las personas o las almas no es el objetivo de un programa de la organización ética”.